La atenta mirada de los partidos al margen entre el Apruebo y Rechazo que podría definir el camino a seguir

El Mercurio, 28 de agosto 2022

Poder de negociación de cada bloque al día siguiente, o incluso la fuerza de un mecanismo en caso de ganar el Rechazo, son algunas de las aristas que se abrirían dependiendo de los porcentajes que se den el 4-S.

‘Las formas de una nueva Convención van a estar marcadas por el resultado. En el escenario de si gana el Rechazo, si gana por un 1% es un escenario. Pero si gana por más, ¿el escenario va variando o es el mismo siempre? ¿Se sientan los mismos a la mesa, se sientan en las mismas condiciones? ¿El acuerdo es con el Congreso o es con el Presidente? Si se forma una mayoría distinta en otro lado, aquellos que ayudaron a construirla van a sentir que tienen poder y lo van a querer administrar’.

Esa fue la intervención que realizó el abogado UDI y miembro del comité encargado de la franja del Rechazo, Gonzalo Müller, el pasado jueves, durante la transmisión del podcast ‘Comando Jungle’, y que refleja parte de las conversaciones que al interior de los partidos de la derecha se dan en torno a los distintos caminos que podría definir el porcentaje que entregue el resultado del plebiscito la tarde del 4 de septiembre. Y la conversación, dados los números que han arrojado las encuestas antes de la veda electoral, ha estado marcada por el caso de que triunfe el Rechazo.

En Chile Vamos están conscientes de que el haber hecho un compromiso de impulsar una nueva y ‘mejor’ Carta Magna, junto con una declaración de mínimos a consagrar en materias constitucionales, no los dejaría con margen para introducir cambios en su discurso: no cumplir lo planteado afectaría la credibilidad del sector y, por ende, su peso electoral. Desahuciar el proceso constituyente, dicen en el bloque, podría generar incluso un ‘estallido 2.0’.

Ante esto, las directivas de los partidos de Chile Vamos han insistido, tanto en público como en privado, que sea cual sea el escenario tras la consulta, sus parlamentarios estarán disponibles para continuar con el proceso constituyente. ‘Los compromisos se hacen para cumplirlos, y en ese sentido, en Chile Vamos no hay duda de que el proceso constituyente va a continuar y vamos a terminar con una nueva Constitución, independiente de la holgura del resultado’, dice el jefe de bancada de RN, Andrés Longton, destacando que el camino es menos complejo con la rebaja de quorum de reforma a 4/7. ‘De rechazarse con una mayoría importante, lo que se debe garantizar es que se realizarán cambios’, complementa el diputado UDI Cristián Labbé.

Sin embargo, en el sector otros dirigentes hacen ver en privado que donde sí podría afectar el resultado es en la celeridad en que se pueda gestar un nuevo proceso, dando cuenta de que si el Rechazo obtiene varios puntos de ventaja, eso podría hacer cambiar la ‘temperatura constitucional’. También en el poder de negociación que tenga el sector desde el 5 de septiembre en adelante.

Y asimismo, dicen algunos, incluso en las opciones que tenga algún mecanismo en particular para continuar el proceso. En RN, por ejemplo, hay dirigentes que siguen inclinándose por un comité de expertos en vez de una nueva Convención -otro órgano con reglas distintas al anterior ha ganado adeptos en Chile Vamos y la centroizquierda-, y las fichas están puestas en que un alto porcentaje por el Rechazo daría cuenta de un claro descontento con el anterior proceso constitucional, lo que podría dar luz verde a que se inicie uno distinto, con figuras más técnicas.

La idea de que el resultado del 4 de septiembre abrirá distintos caminos es reconocida desde el Partido Republicano. ‘La amplitud u holgura del resultado del 4 de septiembre va a influir en cómo se va a reconfigurar el naipe el lunes 5 en la mañana, y recién ahí vamos a ver cuáles son los pasos a seguir’, dice el diputado republicano José Carlos Meza, colectividad en la que han preferido no definirse sobre el camino a seguir si gana el Rechazo, aunque algunos de sus parlamentarios han manifestado que prefieren continuar con reformas a la actual Constitución, enfocadas, eso sí, en las urgencias sociales.

En ese partido, asimismo, han dicho ser partidarios de un plebiscito de entrada para definir un nuevo mecanismo, cuestión que podría tomar mayor fuerza, dicen algunos dirigentes, en caso de que el Rechazo venza con un amplio margen.

Por otra parte, dentro del Rechazo consideran que el resultado también configurará la posición en la cual quedará La Moneda. ‘El Gobierno se está jugando por un resultado más estrecho, asumiendo que van a perder, porque saben que su poder negociador con un resultado así es un poquito mejor’, sostiene Meza.

Desde la centroizquierda por el Rechazo, en tanto, el exconvencional Fuad Chahin (DC) postula que ‘mientras más votos saque el Rechazo, (dará cuenta de que) más contribuyó la centroizquierda. Por ende, gane por cuanto gane el Rechazo, vamos a tener un nuevo proceso constituyente’.

Mientras, en la vereda del Apruebo hay dos visiones. Por un lado algunos creen que da igual la estrechez del resultado en cuanto al camino a seguir, producto que se han hecho muchas propuestas y que ya existen compromisos que tendrán que materializarse.

Además, se dice que de ganar el Rechazo ya existe con mucha fuerza la idea de un nuevo proceso, el que además se espera que sea liderado por el Ejecutivo.

Por otro lado, algunas fuentes de los conglomerados de gobierno sostienen que un gran triunfo del Apruebo podría dar pie más bien a la implementación del nuevo texto y frenar discusiones como, por ejemplo, el restablecer el nombre del Senado. Asimismo, se consolidarían temas como la plurinacionalidad, paridad y los independientes podrían tener mayor ‘muñeca’ política para poder exigir cambios en el sistema electoral.

De todas formas, algo en lo que sí hay una sola visión es que el escenario de un triunfo holgado de cualquiera de las dos opciones es el menos considerado, e incluso se tilda de imposible por dirigentes del oficialismo.

Según comenta el senador Juan Luis Castro (PS), ‘el triunfo del Apruebo o el Rechazo y la distancia que tengan serán decisivos’, mientras que para el presidente de Revolución Democrática, el también senador Juan Ignacio Latorre, comparte lo expresado por el Presidente Gabriel Boric en el sentido de que en ‘cualquiera de los dos escenarios la convocatoria es a seguir caminos de unidad y de diálogo, lo que debe ser una prioridad’.