Senador Juan Ignacio Latorre (RD) sobre los criterios para la elección de los delegados y delegadas: “No queremos a alguien que genere conflictos innecesarios con los gobernadores en ejercicio”

El Mercurio de Valparaíso, 13 de febrero 2022

A pocos días de conocerse el nombre del delegado o delegada presidencial para la zona, el senador de RD Juan Ignacio Latorre, desglosa los criterios que están sobre la mesa para elegir el nombre, además de las prioridades para Apruebo Dignidad en el Parlamento, pero también del nuevo Gobierno, en materias tan sensible como la economía y la seguridad.

“Lo primero serán las delegaciones, no hay una fecha pero puede ser entre el 15 y el 20 de febrero. Hay ternas, los partidos están levantando listas, han llegado muchísimos currículums a la ‘Moneda chica’. El delegado es un cargo que queremos eliminar, creo que será un proyecto de ley que enviaremos el primer año y no sabemos cuánto se demore su tramitación, podría ser un año o año y medio, no lo sabemos, y acá se va a probar cuánta voluntad política hay de quienes se dicen regionalistas. De todas formas, por ley tiene que asumir alguien. En el caso de los seremis, me atrevería a decir que podría estar para principios de marzo, incluso, por la cantidad que hay que nombrar en todas las regiones, pues el delegado, por ley, tiene que participar de ese proceso”, dice.

– Ya se saben de algunas discusiones en la región para la delegación regional. Hasta ahora se conocen los nombres de la core Nataly Campusano, el jefe de gabinete del gobernador, Rodrigo Faúndez, y el exsubsecretario de Michelle Bachelet Eduardo Muñoz (Unir). Hay quienes dicen que hay que buscar a alguien que apoye a Mundaca y, otros, que debe ser un contrapeso.

– No voy a dar nombres, porque estamos a pocos días de nombrar. Pero sobre criterios aplicables, no sólo a esta región sino que en el país, se van a buscar ciertos equilibrios y se buscará cuadrar el puzzle. Por ejemplo, si hay un gobernador hombre se buscará una delegada mujer para una dupla paritaria en términos administrativos, igual que el gabinete regional. También, si hay un gobernador de un partido político, la idea es que el delegado o delegada no sea del mismo partido, que haya equilibrio para ampliar la coordinación política, que no haya una concentración de poder en un sólo partido en una región, sino más bien que haya una idea de coalición que está en formación. Por otro lado, que sean personas leales al gobierno del Presidente Boric, tiene que estar subordinada al equipo del Ministerio del Interior y muy en coordinación con la Ministra y los subsecretarios, pero también debe colaborar con el gobernador regional. No queremos a alguien que genere conflictos innecesarios con los gobernadores en ejercicio, pero al mismo tiempo tiene que ser un cargo de confianza del gobierno.

– Se habla también de que no se designen a quienes ganaron cargos por voto popular.
– Es un criterio deseable, pero ninguno de estos criterios son escritos en piedra, sino que son criterios que están sobre la mesa a la hora de diseñar el puzzle que no es fácil de armar. Con esos criterios, algunos nombres de la nómina que usted dice podrían no estar considerados y podrían ser otros que no están en el radar de los medios de comunicación, y pueda haber sorpresas en términos de perfil. Lo que yo he transmitido es que sea alguien que no le haga sombra comunicacional al gobernador regional equis, más allá de Mundaca en la Quinta Región, que haga su trabajo, que sea operativo, que colabore con la transición si es que el cargo se elimina, y que sea muy leal al Presidente electo y eso puede ser un perfil mediático más bajo. Puede que la “Moneda chica” salga con alguna propuesta distinta de las que están sobre la mesa.

– ¿Cómo ha sido el trabajo de cara a la llegada del nuevo gobierno?
– Hemos tenido varias reuniones como bancada y también con Giorgio Jackson como futuro ministro Segpres. Hay ciertos lineamientos generales que pudiera compartir: en el primer año de instalación va a haber una prioridad en lo tributario, de intentar construir un acuerdo, un pacto tributario que permita un régimen para los cuatro años del programa, que permita responsabilidad fiscal, que los gastos permanentes que nosotros queremos aumentar en materia social, derechos sociales o la construcción de un estado de bienestar, tengan un ingresos permanente y responsabilidad fiscal; y para eso es necesario un pacto tributario donde al mismo tiempo los más ricos contribuyan más con distintas herramientas. Esa va a ser una prioridad el primer año y construir no sólo con la centroizquierda sino también con sectores de derecha que entienden que hay que hacer cambios y acuerdos democráticos. Por otro lado, está el plebiscito de salida de la nueva Constitución que es un hito importante, no es del Gobierno pero para éste es importante. Al Gobierno le va a tocar convocar el plebiscito de salida pero además todo lo que implica la transición e implementación de esa nueva Constitución, si es que se aprueba.

– ¿Cómo se proyecta lo que vaya a ocurrir en la Constitución con el programa de gobierno?
– Muchas de nuestras reformas en materias de salud, de pensiones, de derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, política feminista, de sostenibilidad económica, esperamos que tengan sintonía con esta nueva Constitución, que habilite estos cambios y reformas. Por eso para nosotros va a ser fundamental el resultado de ese proceso, para todo lo que viene, y para todas las reformas que queremos implementar.

– También hay cosas que quedarán pendientes…
Claro, hay otras cosas legislativas que vienen en camino del periodo actual con Piñera. Algunos proyectos de ley que todavía no salen, y hemos ido fijando prioridades para que salgan en una primera etapa. O sea, eso no es que uno parta de cero, siempre desde mi rol como senador uno entiende que hay una serie de proyectos de ley que siguen en trámite. Ahí el nuevo gobierno puede meterse en esos proyectos en marcha.

– ¿Qué postura tomará usted frente a los retiros del 10%? En su sector hay quienes buscan aquello, aunque el Presidente electo ya dijo que no.
El tema de los retiros no está en el programa de gobierno ni en primera ni en segunda vuelta. Hemos dicho claramente que era una medida de emergencia en el contexto de una crisis sanitaria, pero además de cuarentenas y encierro de la gente y además sin apoyo del Estado. Si bien ahora hay un nuevo brote importante, que va en aumento y es preocupante la situación sanitaria en verano… no sabemos cómo va a continuar en marzo, pero la situación es distinta porque hay un proceso de vacunación de alta cobertura, universal, han habido apoyos del Estado con los IFE. Entonces, nosotros hemos dicho que los retiros no son una buena política pública a implementar de manera permanente, más aún si nosotros tenemos un plan de construir un verdadero sistema de seguridad social donde se respeten los ahorros de los trabajadores en la actualidad, pero que sirva también para la transición hacia el nuevo sistema de pensiones. O sea, no puedes partir desde cero, sino desde lo que ya existe ahorrado, por lo tanto el 10% no está en el programa ni en materia de pensiones ni en materia económica. Y también hemos dicho que no queremos que sean las y los trabajadores los que sigan pagando el costo de la crisis con sus recursos. Eso ya es una decisión tomada por parte del Presidente, del gabinete, de las autoridades económicas y me atrevería decir que de buena parte de los parlamentarios… puede haber diferencias, en una coalición como Apruebo Dignidad pueden haber voces disidentes a eso y desdramatizo en ese sentido: no somos un regimiento ni tenemos que pensar todos de la misma manera, pueden haber diferencias, pero creo que la política del gobierno puede ser esa y lo mismo con los sectores de la centro izquierda que nos están apoyando en el gobierno, me parece que está en la misma posición. Hay que buscar otras soluciones.

– ¿Cómo se espera enfrentar el tema de la seguridad?
Es una de las autocríticas que hicimos de cara a la segunda vuelta e incorporamos buenas ideas programáticas de otras candidaturas, como las de Yasna Provoste, y también cuadros técnicos como Eduardo Vergara, que viene del mundo de la exConcertación y que ahora asume en el gabinete en el Ministerio del Interior como subsecretario de Prevención del Delito, y junto con Monsalve como subsecretario e Izkia Siches como ministra, ésta va a ser una de las tareas centrales. Y con mucho pragmatismo y sin tanta parafernalia mediática, porque el diagnóstico que hacemos es que Piñera ha gobernado en dos gobiernos y uno de sus lemas fue la lucha contra la delincuencia, se les acaba la fiesta, la puerta giratoria… Le puso mucho aparataje comunicacional y la gente le creyó porque es un tema sensible para la ciudadanía, pero los resultados en términos prácticos no son buenos, todo lo contrario, entonces seguir haciendo lo mismo no va a dar resultado. Y también tenemos críticas con políticas del gobierno de la Nueva Mayoría como el control preventivo de identidad, pues se dijo desde la academia que esto es populismo penal, es inefectivo, vas a tener a las policías concentrados en una serie de procedimientos sin eficacia y además habrá un sesgo discriminatorio a los sectores populares, pero sin relevancia donde al final la persecución penal recae sobre los eslabones más débiles de la cadena y dejas en completa impunidad a las organizaciones que trafican armas, que lavan dinero, etcétera. Ése es un desafío y va a ser una prioridad para conseguir resultados prácticos y que la gente se sienta más segura en sus barrios y casas, pero respetando estándares de un debido proceso, de derechos humanos. No puede ser de cualquier manera y ahí la policía también tiene un rol de profesionalización, de protocolos y mayor inteligencia policial.