Dos senadores analizan el momento político y la proyección del gobierno de Gabriel Boric

El Observador, 24 de diciembre 2021

Una mirada sobre el resultado de la elección, una revisión sobre la forma en que se podrían organizar las fuerzas políticas y las urgencias en la gestión del nuevo Presidente

Juan Ignacio Latorre: ‘Hay que destacar este programa de reforma y trasformaciones para Chile’

– De manera previa a las elecciones, ¿cuáles eran las expectativas?

‘Había cierta incertidumbre antes de las elecciones con respecto a varios puntos. Uno de ellos era cuánta gente iba a votar. Había análisis que hablaban sobre un aumento en la participación y apostábamos a eso, esperando llegar ojalá a los niveles del plebiscito del año pasado. Pero también podía pasar que quienes habían votado en la primera vuelta se quedaran en la casa. Y por otro lado, respecto al resultado, si bien estábamos enfocados en ganar la elección, también había cierta incertidumbre sobre si esto sería apretado o no. Yo en lo personal nunca pensé que la ventaja sería tanta, por ahí decía que un buen escenario serían 4 o 5 puntos, pero no 11, que fue lo que ocurrió’.

– ¿Cómo recibió los resultados una vez que éstos fueron oficializados por el Servel? ‘El mismo domingo en la tarde, después de votar, fui a Santiago al comando central, donde estaba a cargo de las relaciones internacionales. Por tanto, me tocó estar con las delegaciones que vinieron a acompañar el proceso de distintas partes del mundo. Y me acuerdo que cuando ya teníamos el 13% de los votos nos dimos los primeros abrazos diciendo: Mira, parece que ganamos’. Pero decidimos esperar un poco más y claro, con los siguientes cómputos ya todo se estaba confirmando. Con el 20% y la tendencia que marcaba sentimos que habíamos ganado. Nos abrazamos, cantamos y hubo mucha emoción’.

– ¿Qué evaluación hace del rol que ha tenido el Frente Amplio en los últimos procesos eleccionarios? ‘Hemos ido creciendo, fortaleciendo y madurando el proyecto de manera muy rápida. El 2011 estaban las movilizaciones estudiantiles y el 2012 formamos Revolución Democrática. Nuestro partido y varios otros vienen de esa historia, donde nos ha tocado en muy poco tiempo irrumpir con fuerza y competir en distintos cargos públicos. Nuestro rol es articular mayorías, siendo un proyecto con vocación de poder para transformar, no de poder por poder. Queremos y buscamos conectar con la ciudadanía organizada y si bien a veces hay dificultades y errores hemos avanzado rápidamente. Hace un año atrás varias personalidades políticas se burlaban y nos decían que no alcanzaríamos a juntar las firmas con Gabriel Boric para ir una primaria que además daban ganada para Daniel Jadue. Sin embargo aquí estamos, remando contra la corriente e irrumpiendo como una nueva fuerza política’.

– ¿Se ha pensado en sumar fuerzas externas al Frente Amplio para el gabinete, considerando que los partidos de la ex concertación fueron apoyos clave en la segunda vuelta? ‘Es una conversación abierta que no está cerrada y que depende de la voluntad de ambas partes. Por un lado de Gabriel Boric como presidente electo y líder de la coalición Apruebo Dignidad y por otro lado de partidos que no son parte de la coalición pero que puedan tener la disposición de participar. Es una conversación política e institucional que el mismo Gabriel y los partidos vamos a ir teniendo en estos días y vamos a ver la disposición.

Eso sí, lo que nos guía es un programa y no se trata de incluir por incluir, sino gente que esté comprometida. Sabemos que hay un panorama complejo y un parlamento empatado, por lo cual requerimos sumar mayoría, pero con una base programática. Hay que destacar este programa de reforma y trasformaciones para Chile lo hemos trabajado y discutido largamente teniendo ciertos ajustes, para los cuales consideramos justamente buenas ideas de los comandos de Yasna Provoste y Marco Enríquez Ominami. Y también esperamos sumar gente independiente ajena a los partidos y que nos colaboró mucho en la campaña’.

– ¿Cómo enfrentar lo que el diputado Diego Ibáñez describió como una lucha contra el ‘extractivismo’, sin sacrificar puestos de trabajo en una región donde la minería y la agricultura son fundamentales para el desarrollo económico? ‘El concepto de extractivismo es usado internacionalmente para enfrentar una manera de explotar los recursos naturales. Y la forma más radical y extrema, que no respeta la sostenibilidad del recurso, es la que no queremos. Y para ello debemos regular mejor, subir estándares y, en algunos casos y lo hemos dicho, ir terminando las llamadas zonas de sacrificio’. Y eso pasa por cerrar algunas empresas. Ahora, para este cierre de las termoeléctricas a carbón -que no involucran agricultura ni minería-, tenemos un plan de descarbonización y transición a energías renovables. Ese cierre no es de un día para otro, para ello hay un plan que puede tardar incluso toda esta década.

Por lo tanto, a través de una transición justa, debemos velar por los puestos de los trabajadores y encontrar soluciones. Y con respecto a la crisis hídrica, ahí tenemos un problema serio con las plantaciones desreguladas, lo cual se aprecia en nuestra región con los paltos. Éstos arrasan con bosques nativos y con el agua. Tenemos un proceso constituyente en marcha, donde se deben sentar las bases de lo que será una constitución con una mirada ecológica y que garantice el derecho al agua. Necesitamos subir estándares al mundo público y privado’

– ¿Cree que el Presidente electo pondrá entre sus prioridades aumentar el per cápita para los municipios a 300 mil pesos, cumpliendo con lo dicho en el Debate Archi y equilibrando la balanza entre los municipios ricos y los pobres, como Quillota, La Calera o Nogales? ¿Hay piso político para eso? ‘Sí, yo creo que es una vocación que tiene Gabriel por la descentralización y el empoderamiento de los territorios, de los municipios y de los gobiernos regionales. Ese fue uno de sus ejes de campaña desde las primarias y es algo que se va a impulsar. Y me parece que esto, más allá de izquierdas o derechas, es un punto transversal, hay conciencia en distinto sectores políticos por lo cual pienso que podría haber piso. Sin duda hay comunas ricas y pobres, lo que se refleja en esta injusticia en la distribución de recursos. En este contexto, también queremos ir empoderando la figura del Gobernador Regional, desinstalando la del Delegado Presidencial. Se podría decir que no nos conviene porque somos gobierno y podríamos designar a dedo, pero creemos que lo democrático es profundizar la descentralización y la figura del gobernador que ha sido elegido democráticamente. Ahora, para esto se debe hacer una transición ya que hay funciones y competencias que están en la ley y no sólo en la figura, por lo tanto, hay que ver cómo se traspasan esas competencias a los gobernadores regionales’.

Ricardo Lagos Weber: ‘Lo que espero de Gabriel es que arme un gobierno que le dé credibilidad’

– De manera previa a las elecciones, ¿cuáles eran las expectativas?

‘Muchos de nosotros pensábamos que Gabriel Boric tenía la primera opción. Y si bien las encuestas decían cosas, nosotros entendíamos que él iba a ganar. La discusión era cuál sería el margen de diferencia. Yo públicamente me la jugué por 5 o 6 puntos -y algunos me miraban con cara rarapero al final me quedé corto. Y lo otro a destacar es que hubo una gran participación. Creo que el discurso de Gabriel Boric, con este giro tratando de buscar a otros electores que no votaron por él, tuvo un efecto importante. Y quiero rescatar dos conceptos de él: los pasos cortos pero f irmes para avanzar en el programa y tener entendimientos. Y esto ya que no t iene mayoría en el parlamento, por lo que requerirá de todas las fuerzas, tanto las propias y de su conglomerado como también las de la centro izquierda, como el sector que represento’.

– ¿Qué evaluación hace del rol que ha tenido su conglomerado en los últimos procesos eleccionarios? ‘No nos ha ido bien desde el punto de vista presidencial. Yasna Provoste, la candidata que apoyábamos, terminó quinta. Ahora claro, en términos parlamentarios no nos fue mal y tenemos una presencia importante en la Cámara y en el Senado. Ahora, acá hay un proceso de transición que comienza a caminar hacia una generación nueva. Y un dato, de acuerdo a un estudio de la composición del voto, las mujeres de menos de 35 años, en un 68%, votó por Boric. Por ende, hay un voto joven muy fuerte para las nuevas generaciones’.

– ¿Y qué lectura pueden hacer desde su conglomerado con respecto al comportamiento de los nuevos votantes? ‘Hay un tema generacional, ese es el principal componente. Hay que pensar de dónde venimos: un gobierno de Bachelet 1 y un Piñera 1, para seguir con Bachelet 2 y otro de Piñera 2. O sea, durante 16 años el liderazgo del país estuvo entre dos nombres que se repitieron constantemente. Entonces, eso genera una demanda por algo nuevo. Ahora, ¿cómo entramos a batallar nosotros en esto?, tiene que ver con los contenidos y la experiencia. Para un gobierno se requiere voluntad, claridad en lo que se quiere hacer y también experiencia. Y la experiencia la da la práctica. Por eso, nuestro aporte al país está en haber gobernado, en haber tomado decisiones y de saber que cuando uno está en el gobierno, una cosa es lo que yo quiero y otra es lo que puedo, responsablemente. Ese sería, creo yo, el aporte que la centro izquierda haría al gobierno que viene’.

¿De qué manera la concertación espera vincularse con un gobierno del Frente Amplio? ‘Creo que tenemos miradas bastante comunes. Pero lo que debemos hacer nosotros es buscar esos elementos que el gobierno va a poner como prioridad, y yo espero que no sean muchos, y ser colaboradores. Podemos tener un acuerdo programático pero no podemos ser parte del gobierno porque no somos parte de la coalición. Tampoco nos han invitado a ser parte del gobierno. Otra cosa es que eso podría ocurrir, de aquí al 22 de enero, cuando Boric nombre a su gabinete. Lo que sí, insisto, nosotros vamos a colaborar. Vamos a apoyar a este gobierno votando a favor de las cosas que nos parecen bien pero también advirtiendo las que nos parecen mal, eso es realmente apoyar. No decirle que sí a todo’.

¿Espera que desde el Frente Amplio se acerquen a su coalición para que sea parte del gobierno o ustedes intentarán crear acercamientos con ellos? ‘Yo no estoy esperando eso, como sector, pero lo que yo creo es que probablemente ocurra. Lo que espero de Gabriel es que arme un gobierno que le de credibilidad y que le permita llevar a cabo lo que él propuso y que nos permitan ser parte de esas propuestas para hacerlas nuestras también. Hubo muchas cosas que nosotros propusimos en la campaña que Gabriel Boric fue adoptando. Pero si vamos o no a entrar formalmente al gobierno, eso no podrá ocurrir si no nos invitan y eso no ha ocurrido que yo sepa. Ahora, no voy a dar nombres, pero hay colegas que van a dejar el parlamento en marzo y no tengo duda que van a tener un rol en el gobierno de Gabriel Boric. Creo que él necesita anclarse en distintas experiencias’.

– Desde su vereda política, ¿cuáles cree que deberían ser las prioridades del presidente electo en su futuro gobierno? ‘A lo menos tres: la primera dice relación con la reforma previsional, donde la idea es que haga todos los esfuerzos para llegar a los acuerdos necesarios. Y no sólo en cuanto a la pensión básica universal, me refiero al sistema estructural, donde es necesario el trabajo del gobierno y del parlamento pero también de la derecha, para lograr acuerdos; la segunda tiene que ver con la reactivación económica, porque el año que viene vamos a crecer tal vez al 2% con suerte’ y no al 11% como fue este año. Y se notará la diferencia, sobre todo en aquellos que más lo han pasado mal con la pandemia; y en tercer lugar, asegurarse de que el proceso constituyente salga bien. Yo sé que esa pega la debe hacer la Convención, pero el gobierno de turno deberá tener una opinión en torno a ella y manifestar si la apoyará o no, yo creo que sí, pero debe haber algo que decir en torno a este proceso’.

– ¿Cuáles considera que son las principales prioridades que hay en la región que debiesen ser trabajadas por el Presidente de forma urgente? ‘Una de carácter más político, que es reevaluar la necesidad de contar con un Delegado Presidencial, que tiende a generar un ruido innecesario con el Gobernador Regional recientemente electo. Dos, hacerse cargo de dos crisis bien fundamentales: una hídrica, donde se necesita poner toda la energía y recursos en maximizar el recurso hídrico y avanzar en el control y fiscalización. Y lo tercero es asegurarnos de ir aliviando la vida de la zona de sacrificio Quintero- Puchuncaví. Te podría dar 50 más, campamentos es una de ellas y podría ser la cuarta, pero si consideramos las cosas prioritarias, serían estas las que se deben llevar a cabo. Estas cuatro cosas son abordables. Ahora, no digo por ejemplo que el problema hídrico se vaya a solucionar, pero hay que tomar algunas definiciones, tanto en este como en los otros temas que mencioné’.