Pesar por suicidio de joven porteño, víctima de un trauma ocular

El Mercurio de Valparaíso, 12 de diciembre 2021

REGIÓN. Patricio Pardo, de 26 años, perdió uno de sus ojos al recibir disparo de un policía en el estallido social de 2019.

Durante la noche del viernes la Coordinadora de Víctimas y Familiares de Trauma Ocular, a través de un comunicado, informó del suicidio de Patricio Pardo Muñoz, de 26 años de edad, residente en la ciudad de Valparaíso y que fue víctima de trauma ocular durante el estallido social de 2019.

Según consignó radio ADN, en el sector de subida Ecuador, a fines de octubre de ese año, recibió un disparo a corta distancia al ser interceptado por un funcionario de Carabineros de Viña del Mar. El impacto lo dejó con cuatro balines en su cuerpo, uno de ellos en el lado derecho de su rostro y que no pudo ser sacado por riesgos en su salud.

A fines de noviembre, en el mismo sector, Pardo además recibió un impacto en el ojo derecho de una bomba lacrimógena. Al sentir un ruido detrás suyo, el joven giró y recibió el golpe, perdiendo la visión de ese ojo.

A raíz de los hechos, sufrió una depresión que gatilló la decisión de quitarse la vida, según dijo la Coordinadora de Víctimas y Familiares de Trauma Ocular. “No podemos como sociedad no repudiar el actuar del Estado asesino. Patricio no logró salir de su depresión, luego de ser mutilado por agentes del Estado y abandonado por el mismo”, indicó en el comunicado.

El texto también sostuvo que “no nos podemos sentir ajenos a esta desgracia que nos enluta a todos, por él y por todos los compañeros vulnerados en sus derechos. No podemos permitir que el Estado nos siga abandonando y dañando día a día, no descansaremos hasta encontrar verdad y justicia”.

Amplias reacciones
Las reacciones ante la trágica noticia no se hicieron esperar. Sergio Micco, director del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), recordó que Pardo “es una víctima más de las violaciones a los DD.HH. ocurridas a partir del 18 de octubre de 2019”.

“Nosotros, desde el 23 de diciembre de ese mismo año, le reclamamos a todos los poderes del Estado una política integral de reparación, que incluyera acompañamiento a las víctimas. El instituto protesta y exige esa política y esa ley de reparación”, agregó.

Sobre todo considerando que desde el 5 de noviembre se encuentran tomadas las oficinas del Programa Integral de Reparación Ocular (Piro) por un grupo de afectados que no sólo exigen esta ley de reparación integral para los heridos; sino que además tienen un petitorio de once puntos, entre los que están que haya horas de atención concretas, sin aplazamientos; horas de operaciones, psicólogos y psiquiatras con perspectiva de género y derechos humanos.

Lo acontecido, por otra parte, también fue comentado por varias personalidades políticas. Una de ellas fue el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, quien ayer en su cuenta de Twitter escribió: “Un día muy triste. Se ha suicidado Patricio Pardo, joven porteño de 26 años, víctima de trauma ocular en manos de agentes del Estado. Nuestro pésame como municipio a su familia y cercanos. La verdad, justicia y reparación siguen estando demasiado lejos”.

Por su parte el senador por Valparaíso, Juan Ignacio Latorre (RD), expresó que “las violaciones a DD.HH. requieren políticas integrales de reparación. Tenemos una deuda urgente”. La diputada electa por el distrito 6, Francisca Bello (CS), usó la misma red social para expresar sus condolencias: “Éste es el Chile que quiere la derecha, sin justicia y abandonados. Un abrazo y solidaridad a su familia”.

Un concepto similar emitió Sebastián Balbontín (RD), consejero regional electo por Marga Marga, quien escribió que “no podemos aceptar el abandono que el Estado ha hecho de las víctimas de trauma ocular. Se vulneraron sus derechos y debió recibir apoyo. No es el país que quisiera habitar”. También hubo reacciones a nivel nacional.