Políticos de la zona condenan violencia y discrepan en torno a incidencia de Fabiola Campillai

El Mercurio de Valparaíso, 2 de agosto 2021

DESMANES. Ataque a restoranes y clientes en Santiago se dio tras polémicos dichos de la mujer cegada por carabinero. Rechazo transversal a funas a candidatos.Tras la protesta del viernes en plaza Italia, Santiago, y con el cántico de “Viva Campillai”, según el relato del presidente de los locatarios del barrio Lastania, tina turba atacó a dientes y personal, causando gran destrucción y pánico en el público. El mismo día del ataque, Fabiola Campillai, tras la decisión de la Corte de Apelaciones de San Miguel de revocar la prisión preventiva del ex carabinero Patricio Maturana, imputado por las lesiones que la dejaron ciega, llamó a que “salgamos a las calles y destruyamos todo y quememos todo”.

Luego, el ministro del Interior, Rodrigo Delgado, vinculó esos dichos con los posteriores hechos de violencia, señalando que “cuando un violentista, un delincuente, se siente validado por la declaración de cualquier persona que tenga la posibilidad de tener un micrófono en frente, esa persona puede decir ‘en realidad tengo la aprobación de alguien para ira hacer un acto delictual'”, dichos que generan discrepancias entre los políticos de esta región, aunque todos coincidieron en condenar la violencia.

DISTINTAS VISIONES

El diputado Diego Ibáñez (CS) planteó que “cuando hay una persona que ha sido dañada de por vida, que no ha recibido reparación y el imputado terminó siendo beneficiado por la justicia dejando sin efecto la prisión preventiva, cuando hay un Gobierno que no hace un reconocimiento del daño y el dolor, creo que no me corresponde juzgar las palabras de ella, sino solamente empatizar y no seguir atribuyéndole acciones que no son propias”.

Por su parte, el diputado Andrés Celis (RN), sostuvo que “categóricamente rechazo todo tipo de violencia, venga del sector que venga No hay duda que la frustración de la víctima la llevó a emitir ese desafortunado e irresponsable llamado a la violencia y que delincuentes lo tomaron al pie de la letra para aprovechar de realizar desasimos desmanes contra grupos inocentes, que recién están comenzando a intentar levantar nuevamente sus negocios”.

Para el diputado Daniel Verdessi (DC), “indudablemente que sí puede haber una relación entre el llamado de Fabiola Campillai y el ataque a clientes y personal de negocios del bardo gastronómico cercano a plaza Baquedano”.

CONTRAPRODUCENTE

En tanto, el diputado Rodrigo González (PPD) dijo que “no coincido con el ministro, pero me parece que hechos como los del barrio Lastania no ayudan de ningún modo a los grandes cambios que tienen que ocurrir en Chile, creo que todas esas acciones de violencia, que destruyen propiedades, que impiden que la gente desarrolle sus actividades libremente, que se desarrolle el comercio y las actividades normales de los ciudadanos, al final lo que producen es el efecto contrario”.

Con respecto a la rebaja de la medida cautelar del carabinero que dejó ciega a Campillai, González señaló que “eso no tiene ninguna justificación y es también el motivo de la imitación de la gente, parece que lo hubieran hecho a propósito para que se produzcan esas reacciones extremas. No habrían podido hacer una cosa peor, deben aplicarse las máximas sanciones a ese carabinero y no dejarlo en libertad, porque una persona que hace una cosa así, de verdad es un peligro para la sociedad”.

A su vez, el diputado Andrés Longton (RN), planteó que Campillai “ha sufrido mucho y ha pasado por un dolor inimaginable, pero eso no se puede traducir en violencia y destrucción, porque no solamente es contraproducente con el sentido de justicia que busca, sino que además afecta a terceros que han podido salir adelante producto del esfuerzo de toda una vida, y que no tienen ninguna relación con los hechos que le ocurrieron”.

A su juicio, “su llamado claramente provoca un comportamiento en determinada dirección, ya que ella es un referente para muchas personas”.

En tanto, el senador Juan Ignacio Latorre (RD), afirmó que “no puedo sino empatizar con Fabiola Campillai, (…) nos parece que si uno se pone en ese lugar, entendiendo la rabia, la frustración, uno puede comprender ese tipo de declaraciones. Otra cosa es que uno lo respalde o haga el mismo llamado”.

En ese sentido, añadió que “las personas se tienen que hacer responsables por sus actos, una cosa es lo que haya dicho Fabiola Campillai en ese contexto de rabia y frustración frente ala injusticia, ala impunidad, y otra cosa son las personas adultas que libremente decidieron por su cuenta y no por una instrucción -por decirlo así- que haya dado Fabiola, salieron a hacer desmanes el día viernes”.

EMPATIZAR CON LAS PYMES

Por otra parte, el senador hizo hincapié en que “también hay que empanzar con las pymes, ahí hay trabajadores, artesanos que son parte de la clase trabajadora de Chile. Las pymes han sufrido mucho en este contexto de pandemia, y hay que ayudarlas y apoyarlas, por eso valoro también que la alcaldesa de Santiago se haya reunido con los locatarios del bardo Lastania”.

En tanto, el senador Francisco Chahuán salió a “rechazar los actos de violencia y la destrucción de la propiedad pública y privada ocasionados en el barrio Lastania. Que se use, además, la violencia para buscar un pretendido indulto a los denominados presos políticos, claramente es un abuso. (…) En Chile no hay presos políticos y somos contrarios a cualquier tipo de indulto “.

A su vez, el diputado Osvaldo Urrutia (UDI) Urrutia coincidió con la visión del ministro Delgado, señalando que “uno en este caso tiene que separar la situación vivida por ella, pero no por eso va a hacer llamados poco apropiados para la gente, porque sabemos que muchos usan cualquier argumento para poder salir a manifestarse y terminar destruyendo todo lo que tienen a su paso, por lo que creo que sus dichos sí terminan influyendo en que un grupo de delincuentes desadaptados terminen haciendo desmanes y dejando en la calle a la gente que con tanto esfuerzo se ha levantado en los últimos meses”.

En opinión del diputado Luis Pardo (RN) “no se puede validar la violencia bajo ninguna circunstancia, sin embargo, aún así hay quienes quieren imponer sus términos por esta vía. A su vez, hay otros que quieren instrumentalizar a personas como Fabiola Campillai para justificar lo injustificable. Esos deben responder ante la justicia y la sociedad. Solo un rechazo total y categórico al uso de la violencia puede evitar un desenlace fatal para nuestra patria. Fabiola Campillai debiera ser la primera en rechazar la violencia, pero su actitud no hace más que reafirmar que los denominados ‘presos políticos’, y quienes los reivindican, son parte del problema y de la amenaza a la convivencia pacífica y democrática”.

En tanto, la constituyente de la Lista del Pueblo Camila Zárate señaló que Fabiola Campillai “es una persona víctima directa de la violación sistemática a los derechos humanos vivida en la revuelta social, y en ese sentido, creo que el llamado que ella nos hace, más allá de lo textual, esa que entendamos la urgencia de alcanzar la verdad, la justicia, el castigo a los agresores y las garantías de no repetición en nuestro país”.

POLÉMICA APARTE

Tras los desmanes en el bardo Lastarria, el gobernador regional metropolitano, Claudio Orrego, y la alcaldesa de Santiago, Irací Hassler, emplazaron al Gobierno a cambiar la estrategia con la que enfrentan estos actos, a fin de lograr un efectivo control del orden público.

Sus dichos encontraron respuesta en el alcalde de Zapallar, Gustavo Alessandri, presidente de la Asociación de Municipalidades Chilenas (Amuch) quien señaló que “mientras existan sectores que validan la violencia como medida de presión o hacen vista gorda a las consecuencias de estas manifestaciones, los únicos que siguen perdiendo son los emprendedores, el motor de nuestro país. Chile exige coherencia en el discurso y en la acción y me parece impresentable que ahora intenten dejar la pelota en el arco del frente”.

FUNAS A BORIC Y PROVOSTE

En estos días también se produjo una agresión a Gabriel Boric cuando fue a ver a los denominados presos del estallido, por parte de familiares y amigos de los mismos en la cárcel Santiago mientras que Yasna Provoste fue duramente increpada en una feria de Puente Alto.

Al respecto, Diego Ibáñez planteó que “evidentemente, no estoy de acuerdo en que haya golpes ni violencia, pero creo que es esperable que cuando la gente esta muy molesta con la clase política en general no distinga colores ni partidos, sino que impugne en la calle diciéndole cosas que, de otra forma, no hubiese tenido la posibilidad de decírselas”.

En tanto, Andrés Celis dijo que ambos casos “demuestran que los antisociales tienen la convicción que las autoridades deben actuar y obedecer de acuerdo a sus propósitos y conveniencia. Y, por otra, que la gente está cansada de aquellas autoridades que, pese a haber sido cuestionadas por malas prácticas, vuelven al escenario político como si nada”.

Para Rodrigo González, dichas acciones se deben a “la intolerancia, la intransigencia, el impedir que haya libre expresión. Eso no ayuda aun proceso democrático que debiera estar bien encauzado”.

“ESTUPIDEZ HUMANA”

A su vez, Daniel Verdessi estima que “puede estar relacionado con esta mirada que centra en la violencia y en el no escuchar al otro un lema de campaña. La violencia es absolutamente ineficiente, y el odio también, eso lo expresó ya José ‘Pepe’ Mujica en su última despedida, diciendo que si hay algo que no funciona es el odio. La violencia tiene algo de estupidez humana, ya que la violencia sólo puede traer más violencia, y ¿quién tiene el monopolio de las armas?”.

Por su parte, Andrés Longton subrayó que ambos hechos son “absolutamente condenables, no podemos normalizar las expresiones de violencia contra quien piense distinto o pretende construir- una sociedad de una manera diversa a quien tiene otra línea de pensamiento”.

Osvaldo Urrutia calificó ambas situaciones como lamentables “porque independiente que uno no coincida con las ideas que ellos promueven, el vivir ese tipo de situaciones no es agradable para nadie”.

En tanto, Camila Zárate firmó que “no estoy de acuerdo con las declaraciones en tomo a justificar la agresión a Gabriel Boric, más allá de las diferencias políticas que podemos tener”.