Acusan negacionismo: parlamentarios en picada contra declaración judicial del General Yáñez sobre rol de Carabineros durante el estallido social

El Mostrador, 9 de abril 2021

Ante el Ministerio Público, el general director de la policía uniformada descartó “absolutamente” que la institución haya desplegado una política de ataque sistemático contra la población y aseguró que “la mejor demostración de ello es que no haya existido ninguna persona fallecida por el actuar de Carabineros”. En el Congreso, sus declaraciones causaron polémica. “No sabemos en qué país está viviendo”, indicó el diputado Jorge Brito (RD), mientras la presidenta de la Comisión DD.HH. de la Cámara, Emilia Nuyado (PS), indicó que “me parece insólito que la mayor autoridad de Carabineros diga que no hubo fallecidos cuando tenemos el caso de Alex Núñez que fue brutalmente detenido y golpeado lo que produjo la muerte”. Para el senador RD Juan Ignacio Latorre, “es como que tengamos que darle las gracias a Carabineros de que no salieron a matar ciudadanos en el contexto del estallido social, que sólo mutilaron sus ojos”.

Las declaraciones del general director de Carabineros, Ricardo Yáñez, ante la fiscal del Ministerio Público Claudia Perivancich en la investigación donde la fiscal busca determinar si hubo o no delitos de lesa humanidad durante el estallido social, no pasaron inadvertidas.

Yañez, quien se desempeñaba como director nacional de Orden y Seguridad durante el mando de Mario Rozas, fue sometido a un interrogatorio de 10 horas, donde justificó los procedimientos de Carabineros y “descartó absolutamente” que la institución haya desplegado una política de ataque sistemático contra la población.

“La mejor demostración de ello es que no haya existido ninguna persona fallecida por el actuar de Carabineros. Muy por el contrario, las más de 81 instrucciones que impartí fueron en sentido contrario, esto es, cumplir los protocolos establecidos, desplegar controles de línea, respetar la integridad de los detenidos, y esto aún en situaciones de agresión a Carabineros o que se hayan visto sobrepasados, por mucho que se haya tenido el interés por recuperar el orden público”, indicó.

En el Congreso, las declaraciones del jefe de la policía uniformada causaron polémica. “Son gravísimas, no sabemos en qué país está viviendo”, indicó el diputado Jorge Brito (RD), mientras la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara, Emilia Nuyado (PS), sostuvo que “una vez más Carabineros insiste en esconder y no reconocer que hay un descontrol de las policías, que se da por la justificación constante que hacen autoridades civiles y policiales a los abusos”.

Para Juan Ignacio Latorre, presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, “las declaraciones son insólitas, es como que tengamos que darle las gracias a Carabineros de que no salieron a matar ciudadanos en el contexto del estallido social, que sólo mutilaron sus ojos, que solo dispararon a la cabeza bombas lacrimógenas, que solo torturaron o cometieron abusos sexuales o desnudamientos en comisarías, o que solo lanzaron al puente de Pío Nono a un adolescente, pero no salieron a matar”.

“A esto nos referimos cuando en Carabineros hay una cultura de impunidad y una lógica de encubrimiento en la institución por los abusos policiales y el uso desproporcionado de la fuerza. Y pareciera ser que hay una disociación entre la idea de controlar el orden público y la vulneración de los derechos humanos”, añadió el senador RD.


Además, Nuyado apuntó a la inexactitud de los dichos del jefe policial. “Me parece insólito que la mayor autoridad de Carabineros diga que no hubo fallecidos cuando tenemos el caso de Alex Núñez que fue brutalmente detenido y golpeado lo que produjo la muerte, sin olvidar otros casos que están en investigación como lo ocurrido en la comisaría de Pedro Aguirre Cerda”, señaló, recordando lo sucedido con el vecino que murió el 22 de octubre de 2019 como consecuencia de un trauma craneal tras una paliza de Carabineros en Maipú.

Latorre añadió que los dichos del jefe de Carabineros además “omiten las múltiples querellas por violaciones a los derechos humanos del INDH y de otras organizaciones de la sociedad civil. Me parece que omite los informes nacionales e internacionales, como el último de Amnistía Internacional donde se indica que hubo intención de daño por parte de agentes del Estado a los manifestantes”.

Para el diputado Jorge Brito (RD), los dichos de Yáñez son una razón más para avanzar en una reforma de Carabineros. “Esto confirma que Carabineros tiene un solo destino, que es su disolución para dar paso a una policía moderna consciente de realidad y la necesidad de defender a sus ciudadanos”, indicó el parlamentario.

En resumen, y contradiciendo lo señalado por el general director de Carabineros, a juicio de la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara, “sí hubo un ataque a la población las más de 600 personas mutiladas los miles de detenidos y cientas de acusaciones de torturas así lo demuestran, por eso considero inaceptables las palabras del General Yáñez”.

Las víctimas de lesiones oculares y las escopetas

En sus declaraciones a la fiscal Perivancich, el jefe de la policía uniformada además dio otros detales de la respuesta de Carabineros durante el estallido social. Respecto a las tareas de orden público, comentó que “al 18 de octubre, de un total de 60.000 funcionarios, sólo 2.000 carabineros estaban destinados a cumplir esta labor específica, técnica y especializada”. Y  producto del estallido social esa cifra “se engrosó a 29.000 (al 25 de octubre) por la gravedad de la contingencia”.

En cuanto a la relación con La Moneda, Yáñez indicó que “los lineamientos del Gobierno apuntaban a resguardar a las personas, la propiedad pública y privada y minimizar los riesgos de daños a las personas y a personal de Carabineros”, y reconoció que los nexos con el Ministerio del Interior se intensificaron durante las semanas de crisis.

Respeto a las víctimas de lesiones oculares, el jefe de Carabineros indicó que “el general director fue evaluando la situación hasta que se acotó el uso de la escopeta antidisturbios”, tras un estudio de la Universidad de Chile que reveló que la composición de los perdigones sólo contenían 20% de goma, aunque un informe del Laboratorio de Criminalística de Carabineros señalaba que estaban fabricados de caucho.

“También se fueron disponiendo cursos de acción concretos, por ejemplo, que respecto de cada funcionario que usaba una escopeta antidisturbios debía registrarse de cargo personal el arma y también el uso obligatorio de una cámara personal que debían portar en el ejercicio de sus funciones”, sostuvo, agregando que además que informaban al Ministerio del Interior “cada vez que se hiciera uso de la escopeta”.

Sin embargo, añadió que “sin ser experto puedo señalar que no es un arma de precisión (…) No es posible, por tanto, para el disparador controlar el disparo, a menos que se actúe conforme a protocolo”.

Yáñez aseguró que “a la fecha desconocemos el número exacto de personas afectadas por estas lesiones”. “Estas indagaciones internas debieron hacerse de oficio, ya que por indicación del INDH no podíamos acercarnos a Gustavo Gatica ni a otras víctimas (…). Antes de conocer el hecho que afectó a Gustavo Gatica, efectivamente se tenía conocimiento de otras denuncias o hechos a partir de los cuales resultaron personas con lesiones oculares; este caso, significativo, efectivamente llevó a adoptar medidas restrictivas a las que me referí, respecto del uso de la escopeta antidisturbios”, añadió.

En cuanto al uso de disuasivos químicos y “las denuncias  de personas que refieren haber sido lesionadas por la acción del carro lanzagua, las investigaciones establecerán el origen de ellas, pero no descarto que algunas de esas lesiones se hayan producido por personas particularmente sensibles de piel”, agregó.