Los nudos detrás de la discusión del TPP que vuelve a tomar fuerza

EL Diario Financiero, 8 de enero 2020

Senadores plantearon la inconveniencia de la discusión inmediata que le introdujo el Ejecutivo al proyecto, tanto por la pandemia como por el contexto de proceso constituyente.

El 17 de octubre de 2019, un día antes del denominado estallido social, las comisiones del Senado concluyeron el análisis del Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico, más conocido como TPP-11. El proyecto que debía ser discutido por la Sala de la Cámara Alta estuvo más de un año dormido en el Congreso, y este miércoles por la tarde el Gobierno sorprendió al renovar la urgencia a la iniciativa a ‘discusión inmediata’.

Desde la cartera señalan que el Ejecutivo ha hecho un ‘trabajo prelegislativo importante con la gran mayoría de los parlamentarios’, y precisan que el Gobierno confía en los argumentos ‘sólidos’ que tiene para conseguir la ratificación. Plantean que se espera que los senadores de la oposición actúen ‘en conciencia y consecuencia, y no se dejen llevar por las presiones de los parlamentarios del Frente Amplio’.

El único representante del conglomerado en la Cámara Alta, Juan Ignacio Latorre, mantiene su rechazo al tratado, y además del contenido, condena el momento en que se decidió reactivar el debate, calificandolo de ‘inoportuno’.

‘Me llama la atención (que se reactive) en enero, en un contexto de pandemia donde los casos van en aumento, antes del receso legislativo, y en medio de un proceso constituyente en marcha’, dice.

A su juicio, ‘el país está abriendo una discusión grande, profunda, que va a tener impacto para las próximas décadas con la nueva Constitución, y este tipo de tratados lo que hace es condicionar. Es una camisa de fuerza, va amarrando un modelo de desarrollo que yo creo que la sociedad chilena quiere cambiar’.

El presidente de la comisión de Relaciones Exteriores, Juan Pablo Letelier, se declara ‘crítico de avanzar en la discusión en este contexto’, no porque esté en contra de los acuerdos de libre comercio, pero insta a profundizar la discusión’.

‘La Constitución actual tiene un modelo económico en su seno, donde la inserción internacional de Chile y su modelo exportador es algo que la convención constitucional tendrá que asumir, ratificar’, plantea. Así, indica que el TPP-11 no le aporta tanto a Chile, pues el país tiene acuerdos de libre comercio con casi todos los miembros del tratado. Los intereses de ratificarlo serían más bien políticos que efectivamente comerciales, declara.

Carlos Montes califica como ‘una picardía, una maniobra’ el haber reactivado el debate, y plantea que el tema generará división en la oposición. ‘A lo mejor eso es lo que buscan’, dice. El senador sostiene que no está de acuerdo con aprobar en tratado en los términos actuales, y explica que ‘en el momento en que hagamos una evaluación seria del conjunto de tratados que tenemos, podemos seguir agregando tratados’.

Apoyos que se mantienen

El excanciller José Miguel Insulza declara haber conversado con el canciller Allamand sobre el tema, pero explica que ‘él sabe perfectamente que yo estoy a favor del proyecto, entonces no tiene que hacer demasiado trabajo prelegislativo conmigo’.

En su opinión, el TPP-11 es ‘necesario para el país’, y advierte que mientras más demore la ratificación, ‘más problemas vamos a tener’ con los mercados del acuerdo y otros que se podrían abrir.

De acuerdo al parlamentario, ‘esto no puede ser eterno tampoco, si el único trámite que falta es la aprobación en la Sala del Senado’.