Las primarias entrampadas entre dos proyectos de ley

Domingo de Reportajes, Mercurio de Valparaíso, 20 de septiembre 2020

Faltan nueve días para que venza el plazo de declaración de candidaturas a las elecciones primarias de alcaldes y gobernadores regionales, previstas para el 29 de noviembre. Pero aún no se sabe si se postergarán los comicios para generar a estas últimas autoridades ni si se eliminarán inhabilidades que pesan sobre la elección de legisladores y jefes comunales.A nueve días de que venza el plazo de declaración de candidaturas correspondientes a las elecciones primarias para la nominación de candidatos a alcaldes y gobernadores regionales, programadas para el 29 de noviembre, el panorama político no termina de despejarse para que los partidos, coaliciones e interesados adopten sus decisiones.

Por una parte, el jueves 10 de este mes, un grupo de senadores de la UDI, de RN y del PPD, liderados por el exministro Claudio Alvarado, ingresó un proyecto de ley para prorrogar la fecha en que se realizarán las elecciones de gobernadores regionales, del 11 de abril al 21 de noviembre del próximo año, con la idea de avanzar en los temas pendientes -competencias y recursos fundamental mente-para tener autoridades “empoderadas”.

Ya antes el ministro Secretario General de la Presidencia, Cristián Monckeberg, había aclarado que el Gobierno está por aplazar los comicios “siempre y cuando exista consenso en el Congreso para ello”. Pero un grupo de 19 senadores regionalistas del oficialismo y la oposición no tardaron en recoger el guante y aseguraron que sus votos no estarán disponibles para eso.

Pero si no se despeja en los próximos días la fecha de las elecciones, mal puede haber aprontes para las primarias.

LAS CONTROVERTIDAS INHABILIDADES

El otro tema que tiene un efecto similar tiene que ver con el proyecto de ley de junio de 2019 que termina con las inhabilidades para postular a cargos públicos, iniciativa de los diputados Issa Kort (UDI) y Pepe Auth (Id), al cual el Gobierno le otorgó suma urgencia y que permitiría, por ejemplo, que los alcaldes puedan postular al Parlamento sin tener que renunciar un año antes al cargo, como ahora.

El jueves 10, una comisión mixta resolvió levantar las inhabilidades a alcaldes, consejeros regionales, concejales y futuros gobernadores, quienes podrían postular al Congreso; y a diputados y senadores que podrían competir para alcaldes y gobernadores, cesando en sus cargos cuando inscriban sus candidaturas.

Una semana después, el Comité Central del Partido Socialista recomendó a sus bancadas votar en contra del proyecto, que será votado la próxima semana. El Partido Radical había adoptado una decisión similar al expresar “su rechazo a cualquier posible modificación a las inhabilidades actualmente vigentes en materia electoral”.

Al no existir claridad respecto de los cargos a que podrán postular autoridades en ejercicio -entre ellas las que no pueden reelegirse en sus territorios en virtud de la ley que fijó límites a su reelección-, tampoco hay piso para definir candidaturas. Menos cuando no se sabe en qué momento tendrían que renunciar.

LLAMADOS EN LA OPOSICIÓN
De modo que la discusión sobre las primarias se ha tornado algo abstracta y ese ha sido el escenario de los llamados, las respuestas y los debates que se han planteado en la escena política.

En la oposición, el Consejo Nacional de la Democracia Cristiana hizo el 5 de septiembre “un llamado amplio a los partidos de oposición, a pactar elecciones primarias” para definir candidatos a alcaldes y gobernadores regionales en las elecciones de abril, en la convicción de que “las primarias no sólo legitimarán las próximas elecciones, sino que constituirá una forma correcta para proponer y construir con los ciudadanos, el país que soñamos y que podemos edificar juntos. También constituyen una forma inequívoca de participación ciudadana, tan exigida y necesaria hoy”.

El sábado 12 la directiva nacional de la Falange ratificó esa posición y al día siguiente se conoció la declaración de Convergencia Progresista (PS, PPD y PR) en que insta a primarias amplias, de toda la oposición, para gobernadores, gobernadoras, alcaldes y alcaldesas, “para enfrentar unitariamente esos desafíos electorales, impidiendo de tal manera, que la derecha, siendo una fuerza política socialmente minoritaria y refractaria a los cambios, pueda obtener una sobre representación institucional que obstaculice la voluntad de cambio claramente expresada por la ciudadanía”

Por eso, ante la iniciativa de la agrupación, el presidente regional de la DC, Alex Avslornovich, recuerda que “el llamado lo hizo primero la DC, hace varias semanas. Fue un acuerdo del Consejo Nacional, que ahora ha sido acogido por Convergencia Progresista”.

Y sobre la cantidad de primarias que podría dibujarse en el horizonte, dado el intenso cronograma electoral, estima que podría no ser tan numerosa, “porque hay muchas comunas en que puede haber un acuerdo entre las directivas responsables de la conducción de los partidos, frente a hechos objetivos que lo hagan aconsejable y siempre que haya mucho respeto por el parecer de los dirigentes de la respectiva comuna en el caso de alcaldes y concejales”.

FRENTE AMPLIO TRAS EL MEJOR MECANISMO
Dos opiniones de la izquierda recogió La Tercera frente al llamado a concordar primarias. La presidenta de Revolución Democrática (RD), Catalina Pérez, señaló que “uno hace primarias con quien tiene algo en común y ese algo en común no puede ser solo que no gobierne otro”. Y el secretario general del Partido Comunista, Lautaro Carmona, puntualizó: “ojalá la articulación sea total, pero como nadie está obligado a lo imposible, también podría ser parcial”.

El senador de RD por la Región de Valparaíso, Juan Ignacio Latorre, planteó que “lo más importante, en primer lugar, es coordinar a la oposición para que trabaje unida en la campaña del plebiscito por el Apruebo y la convención constitucional”, ya que se requieren “muchos apoderados y muchos voluntarios, así como hacer campañas coordinadas”.

Paralelamente, agregó, hay conversaciones acerca de cuál es la mejor estrategia para enfrentar las próximas elecciones, decisión que deben adoptar los partidos, las orgánicas políticas, el Frente Amplio en su conjunto, de manera colectiva, como mesa nacional.

“Nosotros obviamente queremos mantener la identidad del Frente Amplio. Somos una coalición política que tiene derecho a competir, pero al mismo tiempo tenemos la voluntad y la disposición para buscar la mejor coordinación con el resto de la oposición para derrotar a la derecha. El punto es buscar el mejor mecanismo para todo el ciclo electoral, ya que son distintas elecciones con distintos mecanismos, por lo tanto esto no hay que transformarlo en cuestión de principios o de principios éticos políticos, sino que simplemente es una cuestión procediente mental y de mecanismos”.

Mencionó la forma en que distintas elecciones condicionarán las estrategias, ya que por ejemplo la de gobernadores considera segunda vuelta, lo que facilitaría competencia en la primera y acuerdo en la segunda, mientras que la de alcaldes no incluye ese mecanismo, lo que implica que puede haber distintas fórmulas de coordinación, como pactos por omisión, primarias ciudadanas en algunas comunas, y “nosotros como Frente Amplio también podemos ir con una apuesta acotada en otras, no necesariamente en todo Chile, o evaluar lo de las primarias legales; son conversaciones que están ocurriendo entre los partidos” dado que los plazos se avecinan.

“Lo más importante es que el Frente Amplio enfrente de manera unitaria y por decisión colectiva, con cualquiera de los procedientemientos -sea primarias legales, primarias ciudadanas o pactos por omisión-, este ciclo electoral que, insisto, es diverso y muy intenso”.

LA OBLIGACIÓN DE IR UNIDOS
En Chile Vamos la convicción de que la unidad en los comicios de generación de autoridades que se aproximan es el único camino, parece bastante generalizada.
“Independiente de lo que resuelva la izquierda, que en lo personal creo que están más cerca de ir divididos que juntos, en Chile Vamos tenemos la obligación de ir unidos no sólo en las próximas elecciones de alcaldes y de gobernadores regionales, sino que también en la elección de constituyentes -en caso de que no gane el Rechazo- y, por supuesto, en las presidenciales del próximo año”, sostiene la diputada por el 7° Distrito y jefa de bancada de la UDI, María José Hoffmann, a propósito de la convocatoria opositora.

“No podemos, en ningún caso, cometer los mismos errores de la izquierda e ir separados en elecciones tan importantes para la ciudadanía. Es cierto que en nuestra coalición cada partido tiene su propia sensibilidad y representan mundos distintos dentro de la centro derecha, pero entendemos perfectamente lo importante que es ponernos de acuerdo en los futuros procesos electorales para así evitar que el país vuelva a manos de una izquierda que está más preocupada de dividir a los chilenos que de unirlos”, agrega.

Y en relación a la pertinencia de las numerosas primarias que se vendrían, expone que “más allá de hacer o no primarias, lo importante es que como sector nos pongamos de acuerdo en los lugares donde realmente se requiere tener una elección previa. Si bien la participación de la ciudadanía y la competencia siempre es bienvenida, hay casos donde existen alcaldes con una alta aprobación o candidatos que marcan mucho más que otros, por lo que no se justificaría hacer una primaria que al final del día terminaría provocando un desgaste innecesario. Pero todas esas consideraciones las debemos poner sobre la mesa de aquí a fines de septiembre”.

“TENEMOS MEJOR OPCIÓN DE CANDIDATO ÚNICO”

Por su parte, la vicepresidenta de Evópolis, María de los Ángeles de la Paz, señala que como partido “priorizamos las primarias y competir en tal sentido en todas las comunas y en todas las elecciones” y cree que estos procesos de deben realizar, no obstante que puedan tener un alto costo.

Antes de hablar de las primarias, el diputado por el Séptimo Distrito, Andrés Celis (RN), dice que hay que saber si va a prosperar la postergación de las elecciones de gobernadores, que él apoya, porque opina que se requieren mayores facultades para ellos, así como hacer coincidir los comicios con los de consejeros regionales.
“Pero despejado eso, yo creo que es fundamental la ventaja que tenemos, creo yo, frente al llamado que ha hecho Convergencia Progresista, que es que tenemos una mejor opción de llevar candidato único. Aunque todo está a la espera de lo que se va a votar en el Senado, como en la Cámara, respecto a la eliminación de la inhabilidades de diputados y senadores”, frente a la cual se declara absolutamente contrario.

“Considero que es un despropósito, creo que es no entender nada en cuanto a la falta de sintonía con lo que la ciudadanía está exigiendo respecto al límite de la reelección. Yo estoy a favor de eliminar las inhabilidades desde el 2024, pero me parece impresentable que un diputado o un senador renuncie a fines de septiembre y se inscriba en una primaria para optar a una alcaldía o gobernación”.

En cuanto a las elecciones que vienen, Celis sostiene que “la única opción que tenemos para poder elegir alcaldes y gobernadores es ir con un o una candidata. No veo otra posibilidad. Yo sé que en definitiva las primarias legales son incómodas porque requieren gastos, despliegue, pero si los partidos no llegan a acuerdo y no se realizan primarias, hay que ser realistas, hacer encuestas serias y llevar al o la representante que tenga las mayores posibilidades”.

Dice que “son muy pocas las comunas donde los que estamos en política sabemos que hay dudas respecto a cuál es el mejor candidato. Pero hay ciclos donde los actuales alcaldes o alcaldesas que van de salida, en particular sus asesores, tienen algunos temores respecto a la persona nueva que llegue, y eso hace muchas veces que se obligue a hacer primarias bajo el supuesto principio de que es más democrático, cuando a veces el trasfondo es tratar de elegir a alguien que sea más bien manejable” en el caso de que se encuentre con situaciones que merezcan reparos u observaciones