[COLUMNA] En Chile todavía se tortura: violaciones a los derechos humanos en democracia

Hablar de tortura en todas sus dimensiones -física o corporal; psicológica; sexual; biológica-, es hablar de prácticas despreciables, contrarias a la dignidad humana, que existieron pero que aún existen. Los actos de tortura no pueden y no deben mirarse como hechos puntuales o como “errores”, que suceden en un momento para luego quedar suspendidos en el tiempo. Porque los torturados del pasado, pero también los del presente, son víctimas de un trauma agudo continuo, que tiene un momento de inicio determinado, pero que los acompañará siempre en todas las dimensiones de su vida, de sus familias, pero ciertamente también de nuestra sociedad.

Columna publicada en especial del The Clinic (online) con motivo de la conmemoración del 11 de septiembre.

Ver columna completa aquí