Bancadas opositoras del Senado: “Chile requiere de una profunda y sustancial reforma al Tribunal Constitucional”

El Senado de la República aprobó, por 20 votos a favor y 14 votos en contra, el proyecto de acuerdo presentado por legisladores de oposición respecto de la actuación del Tribunal Constitucional en sus últimos fallos.

 

En sesión especial el Senado del pasado 16 de mayo, parlamentarios de las bancadas de partidos de la oposición (DC, PPD, RD, PS, País Progresista, e independientes) recalcaron el hecho que “el actuar del  Tribunal Constitucional es insostenible, buscando convertirse, en la práctica, en una tercera cámara legislativa que ha vetado la decisión soberana del poder legislativo.

Los senadores convocantes a la sesión especial manifestaron la finalidad de “advertir que en un grupo de fallos recientes del Tribunal Constitucional, bajo la presidencia del señor Iván Aróstica,  han producido lo que consideramos una extralimitación en sus atribuciones, invadiendo el ámbito de este Congreso Nacional y, en general, una invasión en las atribuciones de los órganos del Estado con legitimidad democrática directa, llamados a crear legislación”.

En el anterior debate, en las cuales se detallaron y discutieron algunas de las últimas decisiones del Tribunal Constitucional en materias como SERNAC, Lucro en la educación, causas de Derechos Humanos, el protocolo de objeción de conciencia en materia de interrupción del embarazo, las bancadas de oposición manifestaron su profunda preocupación por el actuar del organismo.

“El Tribunal Constitucional se está transformando en un foco de conflictos con el poder legislativo, judicial y ahora último como un enclave de la impunidad en causas de derechos humanos. Tenemos una obligación institucional para buscar un entendimiento amplio para superar esta situación, modificando el TC para devolver la normalidad de las relaciones institucionales”, aseguró el senador PPD Felipe Harboe.

De igual manera, los parlamentarios de oposición aseguran que el Tribunal Constitucional, con excusas como estar eliminando del proyecto una frase, creó reglas, precisamente contrarias a las aprobadas por el Poder Legislativo, como fue el caso del protocolo de objeción de conciencia.

“Este precedente es de la mayor gravedad, porque el hecho de que se trate de un legislador ‘negativo’ es la principal –si no la única– limitación formal que el Tribunal Constitucional tiene a sus competencias. Por ende, si no representamos el actuar del Tribunal Constitucional en este caso como un ejercicio abusivo de sus competencias, en el futuro podría decidir eliminar incluso letras, y de ese modo, eludir totalmente sus deberes constitucionales, cambiando reglas democráticamente establecidas en base a este ‘precedente’ que se estaría intentando asentar”.

El TC “tiene un pecado de origen, porque fue creado para defender un modelo económico-social y no la Constitución. Tenemos un problema. Qué pasaría si nosotros, por ejemplo, nos restamos  -para presionar- a aprobar los ministros suplentes o los ministros que haya que nombrar y generamos una crisis institucional. A mí me parece que esta es la incubación de una crisis que puede salir más adelante, si no tenemos la grandeza  y las responsabilidad política de entender que con esta naturaleza el Tribunal Constitucional en Chile tenemos un problema”, afirmó el senador DC Francisco Huenchumilla.

Otro hecho destacado por los legisladores es el inédito comunicado de prensa emitido por el presidente del TC, Iván Aróstica, donde se pronuncia sobre  si existe o no prohibición del Banco del Estado de entregar créditos a candidatos, en las pasadas elecciones parlamentarias. Junto con recalcar el hecho de que la comunicación se haya realizado solo con la firma del presidente y no con el concurso del pleno del Tribunal Constitucional, los parlamentarios opositores destacaron que “el Tribunal Constitucional debe ejercer sus atribuciones mediante sentencias”, y no de comunicados de prensa, “no existiendo otro medio idóneo para ejercer estas atribuciones”.

Uno de los aspectos más preocupantes, a juicio de los senadores opositores, es “la preocupante expansión de las atribuciones del Tribunal Constitucional que está ocurriendo por la propia re interpretación de las competencias, que éste mismo hace de su jurisprudencia”. Un ejemplo de ello sería el fallo sobre la Ley de Educación Superior por parte del TC.

El senador de Revolución Democrática (RD), Juan Ignacio Latorre, manifestó que “esta sesión especial fue citada por diferentes comités y bancadas de la oposición y la discusión giró en torno a hacer una reforma sustantiva del control preventivo del TC, analizar el tema del nombramiento de los integrantes, las excesivas facultades que se están atribuyendo como organismo desde el punto de vista legislativo;  y por tanto creemos una sociedad que quiere recuperar legitimidad, requiere de una nueva constitución y una reforma sustantiva al TC”

Finalmente, se menciona, dentro del proyecto de acuerdo, como un hecho especialmente preocupante, “la paralización en la investigación y proceso de las causas de violaciones a los Derechos Humanos que se está produciendo por la nueva doctrina del Tribunal Constitucional, en orden de acoger a trámite y suspender las investigaciones en los procesos criminales, mientras no se resuelva el recurso constitucional. Por los tiempos de demora en el trámite de los procesos, otro tema que deberemos observar para futuras modificaciones, la resolución de las causas en el TC pueden superar el año, cuestión que aleja la posibilidad de encontrar verdad y justicia en esta materia”.

Este no es solo un problema  para los familiares de detenidos desaparecidos, sino un problema de la sociedad completa que tiene interés en buscar la verdad y la justicia. En consecuencia,  para este Senado reviste la mayor preocupación que no se entorpezca la labor de los ministros en visita de las Cortes de Apelaciones que llevan adelante estos procesos de investigación de delitos cometidos en dictadura. Por todas las razones expresadas anteriormente, como senadores de las bancadas de oposición expresamos al Presidente de la República la absoluta necesidad de efectuar una profunda y sustancial reforma al Tribunal Constitucional”, concluyó el senador PS Alfonso De Urresti.