¿Zonas de sacrificio? Una dura realidad

Hemos sido testigos de la crisis ambiental que enfrentan algunas localidades de la región. Todas con algo en común: la vulneración al derecho de los habitantes a vivir en un espacio limpio y sustentable.


En una reciente intervención en sala, dimos cuenta al Senado, la grave situación vivida por los habitantes de Quintero, luego del incidente de la planta de carbón de la empresa AES Gener, la cual sufriera la rotura de una de sus termos. Lo hicimos por una sencilla razón: ESTO DEBE PARAR. No es posible que estemos mirando el futuro del país cuando al mismo tiempo tenemos una población que sufre graves consecuencias, y más aún, se le vulneran el derecho de vivir en un espacio limpio y sustentable.

Ante esta situación, solicitamos a la Superintendencia y a la Seremi de Medio Ambiente de la Quinta región, brindarnos la información respecto de las medidas que se tomarán para revertir el daño que se les está ocasionando a la comunidad de las zonas afectadas. Lamentablemente este es un escenario que se repite en otras localidades de la región. Hacia el interior, suceden otros conflictos que también mantiene en crisis la calidad de vida de la población. Proyectos como el de la Termoeléctrica Los Rulos, en la zona de Limache y Olmué y la sobre explotación de la palta en Petorca, ha ocasionado una disminución hasta niveles críticos del agua en la zona, afectando directamente el consumo de los habitantes y el desarrollo de los pequeños agricultores.

Necesitamos con urgencia una nueva política medioambiental a la altura de estándares internacionales que apunte hacia un desarrollo productivo sustentable para nuestros territorios y habitantes, incorporando nuevas formas de economía que permitan el bien común de la población. ¡Avancemos en Justicia Ambiental!

Ver intervención completa