Un tema país: Ley de Identidad de Género, ¡AHORA!

Lamentablemente el Senado rechazó las modificaciones que le hicieron los Diputados al proyecto de Ley de Identidad de Género , por lo que se creó una comisión mixta compuesta por representantes de ambas cámaras con el fin de dar la discusión final a este proyecto y buscar acuerdo.

Nosotros somos parte de esta comisión junto a la diputada Natalia Castillo y como únicos representantes de Revolución Democrática y el Frente Amplio en esta comisión trabajaremos para defender el derecho a la identidad de personas transgénero.

UN PROYECTO QUE NO PUEDE ESPERAR MÁS. Esta es nuestra meta y compromiso que tenemos con todas aquellas personas que se les ha negado el derecho de la identidad. Y es que cuando hablamos de personas no solo estamos pensando en mayores de 18 años, sino que en niños y niñas adolescentes (entre 14 y 17 años) y en menores de 14 años. ¿Pero cómo pensamos que se tiene que dar este proceso de cambio de identidad?

Para el caso de mayores de 18 años y niños y niñas adolescentes, pedimos que el trámite se haga a través del registro civil y que solo en el caso de los adolescentes se haga con autorización de al menos uno de sus padres. En el caso de no tener autorización por parte de ellos, tendrán que realizar el proceso de cambio de identidad vía judicial, es decir, determinada por la autorización de un juez. Misma situación creemos que debiera aplicarse para niños y niñas menores de 14 años, agregando como requisito un informe realizado por algún especialista que lo haya acompañado en su proceso de transición.

¿POR QUÉ NO HAY ACUERDO? Si bien se han generado acuerdos transversales para mayores de 18 años, la discusión está entrampada en legislar para adolescentes y menores de 14 años. En el caso de los niños y niñas adolescentes, sectores más conservadores de derecha – liderados por la senadora Jacqueline van Rysselberghe (presidenta de la UDI) – han señalado que NO ACCEDERÁN A LEGISLAR  para menores de 18. Esto es muy grave, ya que es la etapa en donde existe más sufrimiento por parte de las familias y altas tasas de suicidio de niñas y niños por el no reconocimiento de su identidad de género.

En estas últimas semanas, como comisión hemos venido escuchando a expertos y organizaciones sociales a favor y en contra, con el fin de nutrir el debate democrático. No obstante esperamos que nuestros parlamentarios y parlamentarias puedan comprender que aquí estamos velando por que se reconozca LA IDENTIDAD DE GÉNERO COMO UN DERECHO HUMANO y SIEMPRE TENEMOS QUE PONER EL BIENESTAR DE LOS NIÑAS Y NIÑOS POR DELANTE, y en ese caso no debiésemos tener limitaciones al respecto, sino que todo lo contrario: impulsar y acompañar para que este derecho sea garantizado.